August 07, 2006

Interview With Key Figure Andres Soliz Rada (in Spanish)

MABB © ®

Dear readers, I received by email an interesting text from an interview given by Energy Minister, Andres Soliz Rada to journalist Andres Perez Gonzales from the Chilean online news magazine, Ercilla. I post the interview because I think it is important to listen or read commentaries directly from the source. An interview gives a, more or less, less filtered version of what a person means and thinks. I find this particularly important in the case of Soliz Rada, because he is such an important figure in the Morales government and there is so little information coming from his own lips. This interview can enable us to contribute to the picture we have about his person.

One thing though, for reasons of time, I am not translating the interview into English. I am hoping that the majority of MABB's readers, at least, read some Spanish. If not, there is always translation by Google. When I have the chance and the demand for it is big, I will translate the article in its entirety. Or perhaps, someone else wants to translate it. That would do it, too. :-)

----------------------------------------------------------------------------

Andrés Soliz Rada: “LA POLÍTICA DE ‘GAS POR MAR’ SEGUIRA SIENDO UN ARMA DE PRESION”

En entrevista exclusiva, el poderoso ministro de Hidrocarburos de Bolivia asegura a Ercilla que la reciente estadía de Joaquín Lavín en La Paz “se enmarca en declaraciones a favor de la causa marítima boliviana, que van en constante incremento”. Con firmeza, estima que su país “sí puede hablar de hostilidades que sufre desde hace décadas” por parte de Chile.
N° 3.299 del 31 de julio al 13 de agosto del 2006
No es fácil acceder al hombre clave de Evo Morales en el área estratégica de la energía. Y no porque huya de los periodistas, ya que ejerció esta profesión hasta hace algunos años, la cual ha complementado por cierto con la abogacía y, en los noventa, con sus funciones como diputado por el partido Conciencia de Patria, una desaparecida agrupación de izquierda nacionalista.
No es fácil de entrevistar sencillamente porque es el responsable de poner en marcha las primeras etapas del plan de nacionalización de los hidrocarburos, decretado inesperadamente el pasado 1 de mayo por Morales, ex dirigente cocalero reconvertido en gobernante del vecino país altiplánico. Su agenda está saturada de reuniones, pero Andrés Soliz Rada (1939) se hace el tiempo para responder nuestras preguntas.

¿Se siente más cómodo en su cargo luego del reciente respaldo que le diera el presidente Evo Morales, y después que algunas versiones anunciaran su renuncia? –Me siento cómodo no sólo por el respaldo mencionado, sino por la identificación que tengo con el presidente Evo Morales en el conjunto de la política nacional. El punto de arranque de esa política ha sido la nacionalización del gas y del petróleo, la que ha reabierto el proceso de revolución nacional boliviana, pero esta vez con la participación hegemónica de movimientos sociales y pueblos originarios conducidos por Evo Morales, convertido hoy en día en el aglutinador de la nación oprimida.

¿Cómo describiría su relación con el actual gobernante boliviano? ¿Qué tipo de liderazgo ejerce, a su juicio, el mandatario?–El presidente Morales ha construido su liderazgo en las Federaciones Campesinas del Valle de Cochabamba (centro del país), caracterizadas por adoptar decisiones colectivas, francas y democráticas. Este antecedente explica que su gestión esté signada por dos consignas sencillas y profundas: “Cero corrupción y cero nepotismo”. Si se descubre alguna de estas lacras, la destitución de cualquier funcionario, por elevada que sea su jerarquía, es inmediata. Lo anterior ha creado entre el señor presidente y yo un clima de confianza, respeto mutuo y trato amistoso del que me siento honrado.

¿Cree que prosperará, al parecer dentro de un plan mayor de auditoría, la reciente acusación judicial presentada por usted en contra del cuestionado ex gobernante Gonzalo Sánchez de Lozada (refugiado en Estados Unidos tras su renuncia en 2003), por la supuesta suscripción irregular de contratos con la petrolera Enron?–El juicio que acabamos de iniciar a los responsables bolivianos que firmaron los contratos que permitieron a la corrupta Enron apropiarse gratuitamente del 40% del paquete accionario del gasoducto de Bolivia al Brasil, tiene una base de dignidad nacional y otra jurídica. No se podía tolerar por más tiempo que mi país, siendo uno de los más afectados por la petrolera norteamericana, no hubiera adoptado una medida que ya fue puesta en práctica por más de 40 naciones en el mundo. El Ministerio Público impulsará las acciones judiciales pertinentes, que deberían culminar con la condena de los culpables.

TERMOELECTRICIDAD
¿Continúa vigente de parte de Bolivia la política de “gas por mar” hacia Chile?
–La política de “gas por mar” responde al referéndum del 18 de julio de 2004, en cuya oportunidad el pueblo boliviano la respaldó en las urnas. Ese mismo referéndum ha servido de base para la nacionalización de los hidrocarburos y para que YPFB (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos) recupere la propiedad de las acciones de empresas petroleras que estaban en manos de dos administradoras de fondos de pensiones. Por tanto, no se puede tomar del referéndum sólo una parte del mismo. Sin embargo, el Gobierno no ha asumido la fórmula “gas por mar” de manera dogmática, ya que la ha flexibilizado al ofrecer a Chile la venta de termoelectricidad, que constituirá una transacción comercial beneficiosa para Chile, por cuanto aliviará la necesidad de energía que tienen sus grandes empresas mineras, beneficiará a Bolivia porque venderá gas con valor agregado, lo que le proporcionará mayores ingresos, sin dejar de aplicar su política de gas natural por mar, que continuará siendo un arma de presión para terminar con su injusto enclaustramiento geográfico.

¿Cree viable aquella estrategia ventilada por usted de vender termoelectricidad a Chile y guardarse el gas natural para la negociación marítima?–La respuesta a esa pregunta está en manos del Gobierno de Santiago.

¿No cree que las grandes mineras del norte de Chile desecharán todo eventual acuerdo con Bolivia debido a un denunciado alto riesgo “geopolítico”?–El argumento es deleznable. Los gobiernos de Evo Morales y Michelle Bachelet se caracterizan por su estabilidad y seriedad. En estos momentos, se están realizando enormes transacciones petroleras en países como Nigeria e Irán, frente a los cuales Bolivia es modelo de solidez y confianza.

¿Considera también que, tras el acuerdo gasífero entre La Paz y Buenos Aires, Chile deberá pagar un precio “más que razonable”, en palabras del ministro de Planificación argentino, Julio de Vido?–Se ha dicho hasta el cansancio que la energía más cara es aquella que no se tiene. México acaba de ofrecer a Bolivia la compra de gas natural a precios internacionales, es decir a los existentes entre México y Estados Unidos. Bolivia ofrece vender a Chile termoelectricidad también a “precios razonables”.

¿Por qué el acuerdo firmado entre Argentina y Bolivia no debiera ser considerado como un acto “hostil” a los intereses de Chile?–Los sectores dominantes y privilegiados de Chile no tienen derecho a hablar de la supuesta hostilidad boliviana. Lo dijimos anteriormente y hoy lo repetimos. Lo verdaderamente hostil es dejar enclaustrado a un país hermano durante 127 años. Hostilidad es haber suscrito con Perú el Protocolo Complementario del Tratado de 1929, por el cual Lima y Santiago acuerdan mantener de manera conjunta el despojo de la costa marítima boliviana. Hostilidad es utilizar gratuitamente por más de 102 años las aguas de las vertientes del Silala (mal llamado “río internacional”). Hostilidad significa predicar una política de apertura comercial, pero cerrarla a la compra de artículos de verdadera significación económica como la carne de res, el azúcar o la soya. Hostilidad es mantener minado el territorio fronterizo sin causas que lo justifiquen. Bolivia sí puede hablar de hostilidades que sufre desde hace décadas.

Desde su perspectiva, ¿es realmente un paso adelante el anuncio de los subsecretarios boliviano y chileno, Mauricio Dorfler y Alberto Van Klaveren, respecto a la inclusión del tema marítimo en la agenda bilateral, en circunstancias que las anteriores administraciones ya hablaban de un diálogo “sin exclusiones” y la parte chilena ha aclarado que no se habló de cese de soberanía?–Estimo que por parte de Mauricio Dorfler hubo buena fe, buena voluntad y una sincera esperanza de resolver nuestros problemas comunes. Espero que las acciones del Gobierno de Chile demuestren similares propósitos a los de Bolivia.

¿Qué opinión e importancia otorga a la reciente visita a La Paz de Joaquín Lavín, ocasión en que declaró que “para mí es obvio que el tema marítimo tiene que estar en la agenda de Chile y Bolivia”?–Lo que pasa es que el mundo se mueve, pese a quienes se empeñan en negarlo. La actitud del señor Lavín se enmarca en declaraciones a favor de la causa marítima de Bolivia que van en constante incremento, desde las vertidas por un alto Jefe de la Fuerza Naval (probablemente se refiere a los dichos del senador UDI y ex jefe de la Armada Jorge Arancibia) hasta las expresiones de movimientos sociales que acudieron al Estadio Nacional de Chile para expresar su solidaridad con la causa marítima de Bolivia y Evo Morales, el día en el que la señora Bachelet asumió la presidencia de su país. En este punto, no puedo menos que manifestar mi admiración y respeto a personas como Pedro Godoy y Leonardo Jeffs, quienes siguiendo la tradición de Gabriela Mistral y Oscar Pinochet de la Barra, luchan, a través del Centro de Estudios Chilenos (Cedech), por el desenclaustramiento de Bolivia.

EJES
¿Participará Bolivia en el proyecto del Gaseoducto del Sur (la iniciativa del presidente de Venezuela para construir un gasoducto de unos 6 mil kilómetros, que saldrá de territorio venezolano y atravesará Brasil para llevar el energético hacia Argentina, Paraguay y Uruguay)?
–Participará con tres condiciones: primera, que parte importante del gas boliviano sea industrializado dentro de Bolivia; segunda, que el negocio esté dirigido, de manera hegemónica, por empresas petroleras estatales de los países que usted menciona; y tercera, que se reconozca al país productor una utilidad de los beneficios que produce el gas en los países de destino.

¿Mantiene sus declaraciones de que Brasil actúa como un “duro” negociador ante el pedido de su país de subir el precio del gas, porque el presidente Luiz Inacio Lula Da Silva “no quiere perder votos” de cara a su campaña para la reelección? ¿Cómo prevé la continuación de esas negociaciones, dado que a mediados de agosto se debiera llegar a un acuerdo para no recurrir a un arbitraje internacional?–Es difícil negociar con Brasil antes, durante y después de sus procesos electorales. Bolivia hará todo lo posible por no resolver el problema de precios por la vía del arbitraje. Esperemos que Brasilia haga lo mismo.

¿De qué forma la supuesta configuración de un eje La Habana-Caracas-La Paz facilita un acercamiento en las relaciones entre Bolivia y Chile, teniendo en cuenta que la Moneda mantiene legítimas diferencias con el modelo del mencionado eje?–Bolivia y Chile tienen el legítimo derecho de mantener sus propias visiones sobre la economía y sus alianzas internacionales, lo que no debe impedir que encuentren sus propias coincidencias.

¿Cuáles son, desde su perspectiva, los caminos que debieran recorrer tanto Palacio Quemado como La Moneda, y especialmente sus respectivos pueblos?–El presidente Evo Morales ha reiterado el carácter fraterno de los pueblos chileno y boliviano. Han sido las oligarquías y los centros de poder mundial los que atizan las contiendas que nos debilitan y enfrentan. Soy un militante de las ideas bolivarianas y de la Patria Latinoamericana, a la que considero una utopía socialista, pacífica, humanista y democrática, capaz de señalar rumbos nuevos a un mundo que se desintegra por el ecologicidio, la guerra y el armamentismo practicado por centros de poder mundial que se creen dueños de la verdad, de la racionalidad y del sentido común.

Andrés Pérez González

1 comment:

Bolivia Rising said...

you can read the full interview in English at http://boliviarising.blogspot.com/2006/08/policy-of-gas-for-sea-will-continue-to.html